sábado, 6 de febrero de 2016

¿Me guio o me guío? ¿Con tilde o sin tilde?


Ni modo, si ya mencionamos los casos de  tildación en los monosílabos, hay que continuar con el tema.

¿Cuál es la diferencia entre los siguientes enunciados? Pon atención en las palabras resaltadas.
-          El hombre me fio ayer algunos comestibles.
-          Hoy ya no te fío porque no tengo confianza en ti.

¿Por qué en el primer caso la palabra remarcada no tiene tilde y en el segundo caso, sí?

Pues te habrás dado cuenta de que en el primer enunciado la palabra es un monosílabo y en el siguiente caso es un bisílabo; esto último porque hay un hiato: separación silábica de dos vocales seguidas debido a que la mayor intensidad  recae en la vocal débil. Hay una regla de excepción que indica que en casos de encontrarse con esta  clase de hiato (adiptongo) se colocará una tilde: mía, púa, baúl, etc.

Por lo tanto, habrá que tener cuidado en el uso de aquellas palabras que en ciertos casos funcionan como monosílabos y, en otros, como bisílabos.  Cuando sean monosílabos no tendrán tilde, pero si hay hiato – y la palabra se vuelve bisílabo – entonces se usará la tilde llamada disolvente.


Más ejemplos:

-       Yo lo crie como a un hijo                          / - Tal vez él te críe como debe ser
-       Ayer Juan me guio por  aquí                   / - Si hoy te guío con cuidado me pagarás
-       Una vez te fie y no pagaste                    / - Para que ahora te fíe tendrás que pagarme
-       Ella rio toda la noche                           / - Si me río es porque me acuerdo de un chiste
-       Se levantó y frio la carne                   / - Ahora ya no frío la carne con manteca

No hay comentarios:

Publicar un comentario